Tiempo

Odio esperar. No me gusta pensar que a todo el mundo eso le da igual…llegar tarde a un punto de encuentro, me parece de ser mala persona. Y no me juzguéis, es que no puedo dejar de ser la persona más impaciente del mundo.

pocket-watch-in-form-of-heart-wide-l

Y con el tiempo, que corre…los que corren. Y tu ahí sentada viendo pasar uno tras otro esos trenes a los que no te subes jamás…A veces por miedo, otras por recelo o por odiar. Porque tus zapatos se ensucien en el arcén lleno de lágrimas del cielo, empapada por una tormenta que no predijo nadie pero que llegó, que hizo que tus rizos se deshicieran y tus senos se transparentasen tras esa blusa azul celeste. Sí, puede que fuesen excusas, que tan solo necesitabas un sólo minuto para poder alcanzarlo pero ahí te quedaste…Muda, sin mediar palabra. Acordándote de toda esa gente que odiaste por llegar tarde, sin darte cuenta de que, tal vez, en el fondo, fueses tu quien no llegó nunca a tiempo.

Y malgasto minutos, horas, incluso días…pensando en el tiempo. Odio el tiempo. ¿Por qué me tienen que decir que soy mayor para jugar? Sin embargo, nadie me dijo que era joven para entender el amor, que los corazones se rompen y que algunas personas son crueles por naturaleza. Nadie me advirtió que, al crecer, pierdes la inocencia, la ilusión por las cosas cotidianas, el deseo de ver llegar la Navidad a casa…El tiempo se encargó de ir robándote detalles, emociones y personas, sin ni siquiera tener el mínimo detalle de darte un aviso o alerta a priori. Tan sólo te arrebató, te desarmó y luego se esfumó.

when-god-makes-us-wait

Mientras tanto, otros venían o desaparecían, se encargaron de ir llenando este cajón de recuerdos que ahora no sé dónde esconderlo. No me caben más objetos, tengo que empezar a tirar por la borda muchos de ellos y eso me duele. Porque para mi, el tiempo es desgaste, es aguante y progreso. Nos merecemos controlar nuestro propio reloj aunque el biológico se nos pueda dislocar un poco. Porque merecemos poder retroceder a ese atardecer inigualable, a ese primer beso mágico, a esos zapatos nuevos de charol, a esa calle desierta donde me salvaste, a esa playa donde hicimos el amor, a ese rincón secreto donde me susurrabas “Te quiero”, a ese hotel donde vimos amanecer, a esas miradas profundas y sinceras, a esos abrazos de mi abuelo, a esas risas disparatadas, a esos días de verano, a esos…Al tiempo que ya no vuelve y que sólo existe porque nosotros lo recordamos. 

Estoy espléndida, el tiempo apenas ha pasado por mi piel, no ha dejado muchas huellas aunque sí un par de cicatrices imborrables.

El tiempo es tan sólo una simple invención del ser humano. Estúpido. Que pensó que así, podría controlar su destino.

waiting-by-ramon-mariano

Voy a dejar que las manecillas del reloj sigan girando…Y me lleven a donde quiero estar. A donde pertenezco. Porque nuestra misión principal en este mundo, es aprender a vivir sin tiempos.

 

 

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s