Click

“Temo el día en el que la tecnología sobrepase nuestra interacción humana. Nuestro mundo tendrá una generación de idiotas” – Albert Einstein

connected

Soy de la última generación capaz de salir a la calle a jugar con cualquier cosa. No era necesario tener un móvil para que mis padres me dijeron a qué hora tenía que volver a casa, simplemente corría antes de que anocheciese y todo estaba bien. Me rompía las rodillas en el parque jugando al boliche o aprendiendo a montar en bicicleta. Todos los niños éramos amigos y si no nos conocíamos enseguida entablábamos amistad. No era necesario que nuestras madres nos avisaran por whatsapp cuando la cena estuviese lista, se acercaban a nuestra habitación y tocaban la puerta o simplemente nos gritaban desde el salón.

Para nuestro cumpleaños pedíamos muñecas o barbies, coches o actionman, scalectrix, puzzles, legos, etc. Y luego nos cansábamos rápido de los juguetes y preferíamos salir a correr a la calle, jugar a policías y ladrones o al escondite.

Los años fueron pasando y llegamos a la temida edad el pavo. Miles de hormonas desbarataron nuestro cuerpo y mente y nos convertimos en un cóctel explosivo de nuevas sensaciones. Mirábamos con recelo esos tacones de mamá o sus pinturas, pensando cuándo tendríamos edad suficiente para llevarlos. Nos empezaba a atraer personas del sexo opuesta (o del mismo) y nos inundaba una vergüenza sobrenatural ya que, no conocíamos nada sobre este repentino deseo sexual.

cartas

En San Valentín, recibíamos cartas del chico que nos gustaba o de un simple admirador desconocido, demasiado tímido para desvelar su nombre. Guardábamos con recelo aquellas viejas letras, esperanzadas con esos cuentos de hadas que las películas Disney nos había metido en la cabeza y que no existen. Los príncipes azules no aparecieron nunca y los sapos que besábamos eran a cuál más desagradable.

Luego llegaron los teléfonos móviles, con suerte, podíamos jugar al Snake y enviar un SMS, que costaba dinero. Ibas calculando el número de caracteres para sólo enviar un mensaje, escueto y con la máxima información posible. Era maravillo levantarte por la mañana y recibir un simple “Buenos días cariño, que tengas un buen día. TQM”

Era suficiente prueba para saber que esa persona no iba a fallarte, que siempre iba a respetarte y estar a tu lado, como si fueses la última mujer sobre la faz de la Tierra.

6568926ae0eaa62f9df78b0b15ee2458

Era todo simple y fácil. Siempre quedaban en el mismo parque casi todas las tardes, a pasar el tiempo con tus amigos y quizá con tu pareja, jugando a las cartas, echando unas canastas o aprendiendo a patinar. No hacía falta hacerle fotos a las pizzas que te comías porque ni siquiera habían cámaras en los móviles. Era más importante compartir risas, momentos y chistes, centrándote en la suerte que tenías por haber encontrado a gente como aquella.

Más adelante, fuimos olvidando las pequeñas cosas, apareció internet y si estabas contándole por teléfono a tu mejor amiga quiénes se habían liado el fin de semana en el cumpleaños de fulanito, y tu padre quería conectarse a internet, se cortaba la llamada. Qué tiempos…No éramos ni siquiera conscientes del daño que nos causaría la tecnología en nuestras vidas cotidianas. Fuimos decorando nuestro muro de tuenti de fotos y más fotos, mejores móviles, incluso podías hacer vídeos con un aparato tan pequeño. Nos olvidamos de mirarnos a los ojos, las comidas dejaron de ser tan largas porque estábamos deseando volver a casa para hablar con cualquier desconocido por el chat terra. Nos creíamos capaces de ser cualquier personaje, mintiendo a través de una pantalla, aparentando ser quien no éramos, tan solo por querer encajar en algún lado.

adiccion-al-smartphone

Y ahora me entristece pasear por la calle, sentarme en una cafetería y ver parejas encerradas en sus teléfonos móviles inteligentes, esa inteligencia que nos han robado a nosotros mismo sin darnos cuenta, haciéndonos más deshumanizados, menos empáticos, más egocéntricos…¿Quién serías tu si no sales una tarde de compras y no te haces una foto con tus bolsas? ¿O un selfie con un café carísimo que no te gusta? Tal vez tengas que añadir otro filtro más porque estás demasiado blanca en invierno.

Yo prefiero volver al pasado, sentarme en un parque y ver personas hablando, correr por la avenida y no preocuparme de cuántas calorías he quemado, cuántos kilómetros he recorrido ni cuántos vídeos de 15 segundos soy capaz de hacerme mientras finjo que hago deporte.

Yo prefiero un libro que huela a nuevo, una carta para mi, escrita a mano y en una hoja de papel. Prefiero acariciar tu pelo en la madrugada, sin necesidad de tomar una foto para que todos vean lo feliz que me haces. No lo necesito…No necesito vuestra hipócrita aceptación. Yo prefiero disfrutar del viaje, la aventura de la vida.

Couple-Connected-1680x1050-wide-wallpapers.net

Estamos aquí por un periodo tan corto de tiempo que no concibo la idea de desperdiciarlo con personas que no me aporten nada…Ni siquiera una sonrisa sincera cara a cara o un simple abrazo. Se acercan unas fechas muy importantes para mi…Aunque el consumismo me quite las ganas de disfrutarlas porque cada vez gastamos más dinero en cosas inútiles que no nos hacen felices. ¿De verdad es necesario vivir toda esta mentira? No lo creo.

Conectemos nuestros corazones, amemos a alguien con toda nuestra fuerza, ayudemos a los demás, seamos más reales, honrados y sencillos. Para ser feliz no necesitas tener el último smartphone, ni regalarle a tu hijo una tablet, ni gastarte cantidades desorbitadas de dinero. Para ser feliz hay que tener sueños e ilusión por cumplirlos. Porque la vida es más sencilla de lo que parece, no dejemos en manos de un click nuestra alegría del día a día.

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s