Importante, 2013

Me gustaría empezar por cosas sencillas y concretas pero no me apetece. Este año ha terminado, para muchos un gran alivio para otros un calvario. Para mi, un año sobre una montaña rusa, llamada vida. No quiero ponerme a detallar cada momento, cada palabra, cada detalle ni cada lágrima que he vivido durante este 2013; lo que quiero recordarme y recordarles a todos, son las cosas importantes. Esas pequeñas cosas que día a día vivimos y que no sabemos valorar, esas que se van marchitando con el tiempo por no regarlas o por no cuidarlas. No harán falta muchas palabras cuando añada una serie de imágenes y unas simples definiciones. Todos sabrán a qué me refiero.

Imagen

Relax. Naturaleza. Silencio. Tranquilidad. Paz. Esperanza. Sueños.

Se trata de encontrar el equilibro perfecto entre tu mente y tu alma. Sentarse simplemente a observar cómo se acuesta o se levanta el sol, tumbarse a escuchar buena música, saborear un buen dulce o chocolate, palpar el vientre de una mujer embarazada, acariciar el terciopelo, leer un buen libro, darse un baño en el mar, sonreír durante todo el día, ayudar a un niño o a una persona mayor, derramar lágrimas de alegría, ser persona.

Lo más importante de este 2013, ha sido aprender a encontrarme como persona, a quererme con mis virtudes y con mis muchos defectos, perdonándome mis fallos y aplaudiendo mis logros. He aprendido a caminar hacia un mundo real pero propio, con ayuda de personas que me quieren y me respetan. He aprendido a escuchar más y me he escuchado a mi misma un poco menos, aceptando las diferentes opiniones y críticas. He seguido aprendiendo y he realizado mi reto de leer 25 libros durante este año. También he perseguido un poco más a ese gran sueño de la música, subirme a un escenario y cantar. He logrado trabajar en lo que me apasiona: Enseñar a los demás. Además, he dicho mil veces más a la vida, GRACIAS, por todo lo bueno que me has dado. Por todo esto, he aprendido a amar, y a encontrar a quién amar.

Imagen

Mirada. Alma. Pobreza. Niños. Solidaridad. Regalar. 

Me gustaría concienciar al mundo de que no tan solo en navidad es cuando un niño necesita un juguete. Un niño como este, con la mirada empapada de dolor pero la cara teñida de amarillo, demuestra el esfuerzo, el coraje y la vitalidad que muchos quisieran. Quizá se levante todas las mañanas para ir a buscar agua a miles de kilómetros de su casa o tal vez necesite algo más de ropa y calzado para protegerse de los gélidos inviernos. Ahora solo somos capaces de ver cuál es el último modelo de telefonía o si nuestro ordenador está actualizado respecto a las novedades de nuestras redes sociales. No somos capaces de mirar al frente y observar. Que no todo se esconde en nuestro cuarto rectangular, encerrado en nuestro cerebro, hay más. Hay miles de miradas como ésta, que sólo piden ayuda y comprensión, que solo necesitan un poco de color para ser felices. Ahora, no pretendo que cambiemos el mundo, pero sí que mejoremos el mismo con nuestro cambio de conciencia. 

No olvidéis que no hace falta dinero para ayudar, solo hacen falta ganas e ilusión. Seguro que tendrás algo mejor que hacer los domingos que te pasas delante de la televisión, haciendo “zapping” porque no hay nada más que tele “basura”. Apoya a un comedor social, hazte voluntario de una perrera o simplemente ayuda a alguien que veas por la calle con la bolsita de la compra. No es tan difícil ayudar. Todos tenemos siempre a alguien que nos ayudaría a nosotros, por eso, nunca olvides que los demás también pueden requerir de tu ayuda.

Imagen

Familia. Fantasía. Animales. Agua. Hogar.

Esta foto me ha inspirado mucha ternura. Quizá ha sido un padre medio loco que quería hacer un concurso de fotografía o simplemente ha sido una forma de divertirse con ellos por un rato. Sin duda, nada mejor para reflejar lo que significa el hogar. Unos niños, que probablemente sean hermanos o primos, que se lo pasan pipa imitando al Capitán Garfio o, quién sabe, quizá el pirata Jack Sparrow. Estos infantes que desbordan energía y creatividad, donde se les da la oportunidad de despertar a su imaginación y soñar. Soñar sobre un mar de peligros y riesgos, un mar inmenso, por descubrir. Creo que lo más importante es enseñar a ser libres a las personas. Si tienes un hermano, un hijo o quizá un nieto, que aún no ha tenido la oportunidad de expresarse, anímalo, en el futuro, te lo agradecerá. 

Este año 2013, he disfrutado, aunque menos de lo que me gustaría, de dos canijos de la familia, que se encuentran en plena etapa de desarrollo. No sé cuál de los dos es más travieso, pero sí se puede apreciar quién tiene más desparpajo, quién es más tímido o quién prefiero los juguetes para él solo. Creo que no solo sus padres son dueños de su educación, las personas que les rodean pueden influenciar tanto positiva como negativamente en sus vidas. Por eso, aprovechemos de esos momentos, y dejemos alas para que puedan volar.

PD: “Las mujeres más felices, son las más bonitas” – Audrey Hepburn

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s