Solidaridad

Una sola persona no puede cambiar el mundo, pero sí puede hacer un mundo mejor. No todo lo que reluce es oro y no todo lo negro se puede convertir en blanco. Todos sabemos lo complicado que es el significado de la solidaridad. ¿Qué es la solidaridad? No se trata de donar dinero todos los meses a una ONG o de crear eventos musicales para construir colegios en nuestro abandonado continente africano. La solidaridad es mucho más que dinero, es alma, es poder. Tender la mano a un señor que se derrumbe en la calle, dar las gracias, perdonar, contribuir en un comedor social los domingos por la tarde gratuitamente, robar sonrisas a los niños enfermos, desprenderse de cosas innecesarias y donarlas a alguien que verdaderamente las necesite, no tirar comida a la basura, reciclar, adoptar. Ayudar.

Imagen

 

La solidaridad es velar por el bien común, por el resto, la humanidad. Ser solidario no es lo mismo que tener actos de solidaridad. Desgraciadamente, hay muy poca gente solidaria…Somos seres demasiado egocéntricos, egoístas, capitalistas, rencorosos, llenos de odio, dolor, traición, mentiras, prejuicios, defectos, etc. Ojalá y estuviésemos dispuestos a aportar un granito de arena a este mundo, y decirnos antes de morir: “Podría haber hecho más”. Porque siempre se pudo haber hecho más, una persona solidaria, siempre pensará que ha hecho poco por los demás. Irremediablemente estamos acostumbrados a tenerlo todo, ya que vivimos en un país desarrollado y, a pesar de estar en una crisis económica bastante grave, creo que seguimos teniendo lo más esencial en la vida: Agua y amor. Porque no se podría sobrevivir a un desahucio sin amor…Gracias a la familia, los amigos, los hijos, los nietos, todo es soportable. No todo el mundo acaba así pero, por desgracia, muchos no han podido evitar tales situaciones. Y lo más injusto de todo, es que las clases sociales vuelven a separarse a pasos agigantados, sin darnos cuenta de que perdemos nuestros derechos, nuestra lucha a lo largo de la historia por una sanidad pública y una educación digna y respetable. Por desgracia, siguen estallando guerras, actualmente, la revuelta civil en Egipto, donde la paz se vuelve cada día más inalcanzable.

Imagen

Me vienen a mi mente, ideas revolucionarias de cómo mejorar este mundo, gente con bolsillos llenos de dinero y poca generosidad, gente que solo malgasta un dinero que deberían compartir, que solo piensan en seguir llenándose los bolsillos, hasta que se desgasten tanto que se rompan. Gente que me hace sentirme enfurecida pero que no puedo cambiar. Lo que sí puedo hacer, es conseguir que haya más personas generosas, que abran los ojos y se den cuenta de que la pobreza ya no está tan lejos de aquí, que en nuestras propias calles se pueden ver más indigentes y más personas durmiendo en bancos por las noches, sin un techo donde cobijarse de la lluvia y el frío. Y nosotros, nos quejamos de nuestros estúpidos problemas…
Aún recuerdo el relato que leí hace poco en el libro de Eva Weaver, “todo lo que cabe en los bolsillos”. Una novela realmente fantástica que hablaba de muchas personas solidarias, entre ellas, una enfermera del gueto judío que salvó miles de vidas de niños enfermos haciendo que cruzasen al otro lado del muro para vivir en un lugar mejor. Antes de morir, sus palabras solo fueron: “Podría haber hecho más”.

Imagen

PD: Me queda la pequeña esperanza de conseguir un lugar mejor, aunque solo sea para poder decirme que podría haber hecho más.

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s