Tiempo

A veces nos preguntamos por qué no pasó todo lo contrario. La cantidad de ocasiones que dejamos pasar aquellos trenes que estaban en perfecto estado: Zona exclusiva en primera clase, camas para dormir, comida de calidad y buena compañía. La vida es como un camino difuso y sorprendente, en el cual hay que ir con cuatro ojos para no chocar contra otro muro más. No sé porque mi estado anímico cambia de la noche a la mañana. Ayer era y me sentía la persona más feliz y más contenta del mundo y hoy…Hoy me hace falta el cariño que no recibo, los besos de buenos días, las caricias malintencionadas, las miradas esperanzadoras, un poco de ti…

Supongo que esto no es un juego, pero, ¿Quién sabe la cantidad de veces que hemos lanzado los dados y ha salido pareja de 6? No nos damos cuenta de las cosas perfectas hasta que las perdemos. No somos capaces de avanzar hacia un futuro mejor si nos empeñamos en recuperar algo que no volverá. Nos aferramos al pasado al igual que un caracol se adhiere a su casita andante.

 

Solo espero que mañana, sea otro día nuevo. Otro día lleno de felicidad. Mientras tanto, necesito tiempo. Tiempo para volver a renacer y dejar atrás todo el tormento. Seguiré andando despacito, sin prisas pero sin pausas, al igual que lo hace un caracol. Siempre se llega al destino, solo necesitamos disfrutar un poquito más de las pequeñas e insignificantes cosas. La vida se pasa muy rápido, por ello debemos despejar nuestra mente y aprovechar. Soy una ninfa, libre.

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s