Black day

Inmenso y amargo es el inhóspito amanecer mío,

aquellos pequeños huecos del pasado,

sumergidos en lagunas profundas y frías,

observan cautelosos el último adiós, me despido,

del mundo habitable, y también vacío.

Mi alma vaga muda sobre las aguas de un río,

mientras el reloj adelanta sus horas,

esperando sueños perdidos.

La duda y la desazón de un veneno letal,

amuerma la esperanza,

y gobierna el camino hacia el final.

Puedo sentir cómo renace el sufrimiento,

cómo se expande toda ésta tristeza,

siendo dueña de una vida victoriosa,

convertida en ceniza de un recuerdo.

Inmenso y amargo es el inhóspito anochecer mío,

se cierran los ojos, dormidos,

que desean, cautelosos, haber disfrutado

del gran día que muere,

y que nos cierne en el olvido.

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s