Refugio

Me apetece escribir entre líneas. Quiero escribir esta noche algo realmente hermoso. Que haga llorar a cualquiera que pueda leerlo. Que haga soñar a aquellas personas que ya hayan perdido sus sueños. Que haga reír a los que hoy buscan una simple sonrisa. Que haga estremecer a los más frívolos. Que haga débiles a los más fuertes. Quiero escribir esta noche algo que me condicione de por vida. Quiero escribir lo que simplemente siento. Transmitir la belleza de una vida que, cada vez se hace más corta. 

La pérdida de un ser querido, el reto que jamás hubiésemos pensando que superaríamos, la mano que nos ayudó a levantarnos y la que nos dejó caer, la sonrisa que nos devolvió la luz y la paz, el beso que nos enseñaba el verdadero significado de lo que es amar, las lágrimas que nos demostraron que el dolor existe, el sueño más real que jamás hemos tenido, el lugar perfecto en el momento exacto con la persona correcta, el final de un buen libro y de otro no tan bueno, el sabor de un caramelo azucarado, correr descalzos por la arena una noche de verano, etc. Son muchas cosas, muchísimas cosas las que realizamos a lo largo de nuestras vidas. Pero…Quizá no nos paremos a fijarnos en las cosas que verdaderamente son importantes. Porque los días se van y ya no vuelven. Nunca te arrepientas de tus errores, solo aprende de ellos. Lánzate al vacío, coge ese tren que no tiene billete de vuelta, comete fallos, si hace falta, no creas en lo que los demás creen, siéntete libre, peca, a veces miente, no cambies tu mundo por otro mundo mejor, el tuyo puede llegar a serlo siempre y cuando te lo propongas. Seremos tan hipócritas que siempre echamos a los demás la culpa que nos pertenece, seremos tan egocéntricos que no sabemos apreciar el valor de tener un plato de comida todos los días sobre la mesa, seremos tan egoístas que encima malgastamos nuestro dinero, seremos animales en un cuerpo humano pero seremos siempre lo que fingimos ser.

El ser humano se rige por pilares muy básicos y fundamentales: El dinero, el sexo y el descontrol. La economía es la base de todo ser racional, el motor de la historia sigue siendo la lucha de clases como bien afirmó el filósofo Marx. El sexo es algo instintivo que guardamos bajo llave en nuestra naturaleza animal. Por un momento, seamos honestos y destapemos esta gran mentira que nos convierte en deshonrados. El alcohol, las drogas, el exceso de velocidad, ser infieles, hacer daño, etc. Nos gusta el descontrol. Somos tan crueles que nos guste hacer todo aquello que se suele prohibir. Incluso hasta matar. ¿Es humano? No, no lo es. Entonces…¿Por qué nos siguen llamando así? ¿Por qué todo el mundo piensa que hemos mejorado el mundo, que hemos evolucionado? ¿Por qué no encajo en él? Porque ahora que empiezo a crecer me voy cuenta de algo: Cambiamos. Sí, y cambiamos constantemente de ideas, de metas de propósitos. Porque la vida es un continuo proceso de cambios y por eso, no deberíamos fiarnos de nosotros mismos. Nunca sabremos realmente lo que queremos, ya que siempre habrá algo que te condicione a cambiar de opinión. 

Yo no quiero un mundo donde se empobrezcan los pobres y se enriquezcan los ricos, no quiero un mundo donde latelebasura idiotice a nuestras mentes, no quiero ver guerras, ni quiero que haya represión sexual. No quiero machismo, no quiero desigualdad, no quiero cambiar el mundo pero sí mejorarlo. Quiero que la gente salga a la calle y celebre todo aquello que deseen sin condicionar la fe, ni la raza, ni la tez, ni el idioma, ni el nivel socio-económico. Quiero gente humana, realmente necesitamos gente humana. Necesitamos un gran cambio en este pequeño mundo. Un gran cambio y rápido.

Vamos destruyendo nuestra mente con tanta racionalidad, ya no se ama, ya no se tienen sueños, ni se persiguen palomas como cuando eras un niño. Ante todo, debemos sentir. Debemos ser lo que realmente queramos ser. Debemos ser como somos y no como quieren que seamos. No quiero cambiar nada en este mundo, solo busco un refugio.

Ese lugar en el que yo pueda decidir qué quiero hacer con mi vida, cómo quiero vivirla, cómo quiero sentirla. No quiero un lugar como este donde me impongan condiciones que no me agradan en absoluto. Un refugio donde poder escuchar el ruido del mar y sentarme a meditar. Donde pueda escoger un buen libro y viajar hacia un mundo totalmente nuevo. Donde sea capaz de sobrevivir por mis propios medios, sin condición económica. Un refugio lleno de amor, donde la casa sea un hogar y la familia viva unida. Donde las nuevas tecnologías no nos distancien de una buena conversación a la luz de una hoguera. Donde se pueda pasear o acampar sin miedo a que se produzca un incendio. Un lugar donde pueda sentirme verdaderamente feliz. Un lugar que en este mundo, no existe.

Sin embargo, la esperanza de que ese lugar aparezca, queda viva. Ese refugio es mi lugar, el lugar que se esconde y tiene miedo de que yo lo encuentre. Ahora, búscalo. Busca tu lugar en tu mente, busca aquello que dabas por perdido, busca y lucha por encontrarlo. La búsqueda del tesoro parecía entretenida cuando ibas de campamento de verano, y era muy sencillo encontrar el premio. Pero, la búsqueda hacia el camino de la felicidad es mucho más que complicado. Solo hace falta paciencia, siempre se obtienen buenos frutos. El refugio mientras tanto será aferrarme a lo que actualmente me importa. Tú, pequeño, gracias por ser tan grande. Y hacerme sentir refugiada entre tus brazos. Feliz no cumpleaños para ti.


Anuncios

3 thoughts on “Refugio

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s